¿Por qué el Monasterio de Piedra es el espacio natural más buscado?

Hace unos días leíamos la noticia de que el Monasterio de Piedra era el espacio natural más buscado en toda España.

El estudio, realizado por la agencia o10media y donde colaboramos para aconsejar a las casas rurales, reflejaba que este espacio recibió más de 520.000 consultas en Google entre julio de 2013 y junio de 2014, por delante de otros espacios como el Parque Natural de Cabárceno, el Cabo de Gata o los Picos de Europa.

Según hemos podido observar en este análisis, el número de consultas se disparó en el pasado mes de abril, rozando en ese mes casi 81.000 consultas. Este período coincide con la celebración de la Semana Santa este año, un período en el que aumentó de forma considerable la demanda de casas rurales cerca del Monasterio de Piedra.

Otro aspecto interesante está en la procedencia de las consultas. Más de la mitad de las consultas proceden de Madrid y Cataluña, con un 36% y un 15% cada una, respectivamente.

En SensacionRural nos hemos querido acercar a este hermoso paraje para descubrir qué es lo que tiene y que le hace interesante.

Historia del Monasterio de Piedra

Para comprender el encanto de este lugar idílico nos tenemos que trasladar en primer lugar al edificio religioso, cuna y artífice de lo que posteriormente sería un paraíso de la naturaleza. La historia del Monasterio de Piedra se remonta al año 1194 cuando Alfonso II de Aragón en plena Reconquista, decide ceder un castillo de defensa de los musulmanes y las tierras que constituirían el Parque a la Orden del Cister.

La orden traslado a doce monjes y un abad desde Poblet, Tarragona. Gracias al llamamiento de Alfonso II a personas convertidas al cristianismo provenientes de Cataluña, Navarra o Valencia, se logró erigir un monasterio en 23 años. Los monjes vivieron casi 700 años en el Monasterio hasta 1835, año en el que dio a lugar la Desamortización de Mendizábal.

Pero el Monasterio de Piedra tenía históricamente, además, su gran reconocimiento en la naturaleza alrededor del propio monasterio. Ya en 1871, la revista Fraser`s Magazine describía el paraje como una de las “curiosidades naturales más extraordinarias de Europa”.

“El efecto del sol poniente visto desde el interior de la caverna(la gruta de la Cola de Caballo) a través de la catarata, así como las sensaciones que despierta el conjunto del espectáculo, no pueden describirse”

(Fraser’s Magazine, Septiembre 1871)

La mezcla del paraje románico con la naturaleza le valió en 1945 la denominación como Paraje Pintoresco Nacional, catalogado como uno de los espacios protegidos de Aragón y declarado Parque Natural en 1983, además de ser uno de los sitios mejor valorados en el sector del turismo rural.

El Parque Natural del Monasterio de Piedra

Sin lugar a dudas, el modelaje del río Piedra por el Monasterio le otorga esa merecida distinción como espacio extraordinario de la naturaleza. Reconocimiento como el que tuvo Paulo Coelho al principio de su relato A orillas del río Piedra me senté y lloré en 1994: “A orillas del río Piedra me senté y lloré. Cuenta una leyenda que todo lo que cae en las aguas de este río -las hojas, los insectos, las plumas de las aves -se transforma en las piedras de su lecho”.

A lo largo de unos 5 kilómetros de senderos –algo más de dos horas mediante visita guiada- el visitante puede contemplar como el recorrido del río Piedra forma innumerables saltos y cascadas, formadas por el proceso cárstico. Es decir, con la disolución de la piedra caliza a través de las fluctuaciones del río.
Un proceso natural del río que terminó de dar forma el fundador del parque Don Juan Federico Muntadas Jornet y donde el agua es el auténtico protagonista, como se puede ver en este vídeo.

Monumentos naturales del Monasterio de Piedra

A cada paso que damos por los senderos, podemos apreciar auténticas maravillas de la naturaleza en el Monasterio de Piedra. Vamos a ver cada uno de los lugares en los que merece la pena detenerse.

Baño de Diana

Son los primeros saltos y cascadas que podemos ver en el Monasterio de Piedra. Un lugar idóneo para obtener fotografías perfecta a contraluz por los árboles de la ribera que las rodean y que permiten ver cómo pasan los rayos de luz entre éstos.

Cascada la Caprichosa

Muchos la catalogan como la cascada más bonita de todo el Parque Natural. Y puede que tengan razón. No sólo por su altura, también por su envergadura que permite en épocas de mayor caudal que caiga el agua de forma armónica a lo ancho de la misma.

Lago de los Patos

Justo en frente de la Cascada la Caprichosa se encuentra el Lago de los Patos. Un lugar que es sinónimo de paz y tranquilidad.

Cascada Trinidad

Otra de las cascadas más fotografiadas desde hace mucho tiempo. De hecho, aparece en numerosos documentos del siglo XIX. La curiosidad de esta cascada reside en las líneas que dibuja el agua a lo largo de la roca.

Gruta del Artista

“No es el martillo el que deja perfectos los guijarros, sino el agua con su danza y su canción”. Es lo que reza el cartel a la entrada de la gruta del Artista, justo al lado de la Cascada La Caprichosa y que resume la majestuosidad de este paraje natural.

Los Vadillos/ Parque de Pradilla

Los vadillos son unos pequeños saltos de agua que se sitúan al lado del Parque de Pradilla. Un sitio perfecto para tomar un ligero descanso y para realizar varias fotografías desde el puente al recorrido del río Piedra.

Cascada de los Fresnos

La cascada de los fresnos está caracterizada por las finas chorreras que se deslizan por la roca, como sucede con la Cascada de La Trinidad. Además puedes contemplar desde más cerca el agua ya que la cascada de los fresnos bajos finaliza en las escaleras.

Gruta Iris

La gruta de Iris, descubierta por Juan Federico Muntadas, es una de las cuevas mejor conservadas de toda España. Procedente de la cascada que lleva el mismo nombre, la gruta Iris se caracteriza por el buen estado de sus estalagmitas y estalactitas, además del lago interior de color turquesa. Su salida queda cubierta por la Cola de Caballo.

Cola de Caballo

Con sus 50 metros de altura, la Cola de Caballo es una de las cascadas más altas de toda España. Por eso es la principal atracción de los turistas. Al menos, antes de entrar en el Parque Natural. Además, el hecho de que coincida con la salida de la gruta Iris permite que se puedan obtener fotografías de esta cascada desde todos los ángulos. Incluso desde el interior de la misma.

Lago del Espejo

Es evidente el porqué del nombre de este lago. Efectivamente, las aguas cristalinas reflejan el entorno de este lago, ofreciendo una perfecta postal del Monasterio de Piedra.

Peña del Diablo

El lugar más elevado de todo el Monasterio de Piedra desde el cual podrás ver todo el espacio. La Peña del Diablo está vinculado a un relato de Ponce bastardo de Guevara, un caballero de la Comarca de Huesca.

Las aves rapaces y la piscifactoría del Monasterio de Piedra

Pero el Monasterio de Piedra no es sólo un conjunto de cascadas y saltos. Por muy perfectos que éstos sean. El visitante también puede ver animales como peces y aves desenvolverse con soltura por este parque natural.

Exhibición de aves rapaces

Los propios gestores del espacio ofrecen espectáculos de aves rapaces durante la primavera y verano. En concreto, desde el 1 de marzo hasta el 2 de noviembre.

La exhibición, llevada a cabo por aves criadas en cautividad, cuenta con especies como halcones, buitres, búhos y águilas dentro del espectáculo de cetrería, junto con explicaciones de los movimientos que realizan dichas aves y su tipo de vuelo.

El Monasterio de Piedra organiza hasta en tres ocasiones al día esta exhibición.

Piscifactoría del Monasterio de Piedra

Es la primera piscifactoría que se creó en España, en el año 1867. Un espacio que ideó Muntadas para recuperar la fauna autóctona de la zona. Así, en las zonas más rápidas del río Piedra se crían la trucha común, la trucha arco-iris, el cangrejo ibérico o la tenca, mientras que el barbo habita en las aguas más profundas del río.

El Monasterio de Piedra

Al igual que el Parque Natural, el Monasterio de Piedra es un sitio que hay que visitar. El Monasterio es clave en la arquitectura cisterciense.

La iglesia data del siglo XIII, por lo que es de estilo románico tardío, con forma de cruz. Sus tres naves constan de seis tramos las laterales y tres la central. En la actualidad, el estado de la iglesia se encuentra bastante deteriorado, ya que se utilizaron piedras calizas.

El acceso actualmente se realiza desde el claustro. Por su parte, el claustro, también del siglo XIII, tiene los arcos apuntados con capiteles y ménsulas decorados con motivos vegetales. Ha sido restaurado recientemente.

Pero el Monasterio de Piedra no es sólo la iglesia y el claustro, sus bodegas y almacenes hoy se han convertido en sitios tan interesantes como el Museo de Vino de la Denominación de Origen de Calatayud o el Museo del Chocolate.

Museo del Vino D.O. Calatayud

¿Quieres conocer la historia del vino de D.O. de Calatayud? Las antiguas bodegas del Monasterio de Piedra es actualmente el Museo del Vino de esta denominación de origen.

Aquí podrás ver cómo los monjes elaboraban el vino de la Comarca y su influencia en los distintos aspectos de la cultura bilbilitana. Además, podrás ver fotografías de los viñedos del siglo XIX del Monasterio de Piedra y, cómo no, conocer toda la información relevante sobre las bodegas y viñas de la Comarca de Calatayud.

Por supuesto, en el Museo del Vino tendrás la posibilidad de probar los diferentes vinos de la zona en una terraza.

Museo del Chocolate

El Monasterio de Piedra fue uno de los primeros lugares (sino el primero) de Europa donde se elaboró el chocolate, pues uno de los monjes del Cister acompañó a Hernán Cortés a México, que trajo el primer cacao al continente europeo, acompañado de la receta del chocolate.

En este museo podrás ver cómo se elaboraba el chocolate en el siglo XVI.

Casas rurales cerca del Monasterio de Piedra

Lo que queda más que claro es que el Monasterio de Piedra es un destino perfecto para pasar un fin de semana de turismo rural. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que alojándonos en una casa rural?
Por ello, os vamos a mencionar las casas rurales dónde podréis dormir cerca del Monasterio de Piedra.

Casas rurales en Calatayud

Casa Rural Teo

Vivienda construida en 1918 y totalmente reformada. Actualmente, es un hotel de tres plantas que consta de dos salones, un restaurante, siete habitaciones y dos terrazas. Por su parte, se pueden alquilar casas rurales de forma individual. Tienen dos casas rurales para un máximo de 6 personas cada una y un apartamento para tres.

Casa Aljez

Situada en el centro de Calatayud, la casa rural se rehabilitó en 2008. La casa tiene 3 plantas y cuenta con tres apartamentos individuales. Uno para seis personas y los otros dos, para cuatro, cada uno de ellos.

Casas rurales en Munebrega

Casa Rural Sol y Luna

La casa rural Sol y Luna está constituida por dos apartamentos. El apartamento Sol dispone de cuatro dormitorios dobles y una capacidad para 10 personas, tiene dos baños, salón-comedor y cocina. El apartamento Luna, por su parte tiene tres dormitorios dobles y sofá cama para dos personas, cocina con chimenea – hogar, dos baños, uno de ellos adaptado para minusválidos.
Ruta del Agua

Casa rural para seis personas y que admite animales. Antiguamente, se trataba de una casa de labranza del siglo XIX.

Casas rurales en Ibdes

Casa del Antiguo Hojalatero

Casa rural acogedora para cuatro personas y con vistas a la vega del río Mesa, constituida por dos plantas.

Casa rural Hoces del Mesa

Restaurada en 2008, la casa rural dispone de tres apartamentos y una capacidad máxima de 18 personas. La casa se puede alquilar de forma completa o por apartamentos. También tiene un patio en la planta baja con barbacoa.

Casa rural Xaraba

Casa típica aragonesa con capacidad total para 16 personas y tres apartamentos. Todos ellos acondicionados con un baño por habitación y cocina. Además, tiene jardín con barbacoa, admite animales y tiene acceso a internet.

Casas rurales en Castejón de las Armas

Casa rural El Rincón del Agua

Casa rural en Castejón para ocho personas, con baño por habitación y jardín con barbacoa que da cobijo a diversas aves de la zona como mirlos, petirrojos o gorriones que se alimentan en los comedores de los balcones.

Casa Calcina

Casa para 10 personas a orillas del río Piedra con chimenea en el salón. Consta de dos plantas y se puede alquilar por habitaciones.

Casa rural Río Piedra

Casa rural con capacidad máxima para nueve personas. La casa viene equipada con barbacoa y tiene servicios adicionales como la venta de productos locales o paseos con guía. También tiene zona de aparcamiento.

Casas rurales en Embid de la Ribera

Casa rural La Abuela

Casa rural con capacidad para 16 personas, wifi, jardín, aparcamiento y venta de productos locales. La casa fue restaurada por los propietarios respetando su estructura original.

¿A qué esperas para ir al Monasterio de Piedra?

Como ves, se trata de una visita única. No lo decimos sólo nosotros. El Monasterio de Piedra cambiará tu forma de percibir la naturaleza, así que anímate y disfruta de este espacio.

¡Comparte este artículo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestBuffer this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *